Con la llegada del verano y del calor los pies se resienten demasiado.

El cambio del clima, del tipo de calzado, las temperaturas elevadas.. etc. pueden provocar ciertos problemas.

Style Privé te trae algunos consejos para que mantengas tus pies en perfecto estado:

1. ¡Cuidado con los hongos!

Los baños y duchas en lugares públicos sin calzado pueden provocar que nos contagiemos de hongos, y esto provoca un fuerte picor en los pies y molestias al caminar.

Style Privé recomienda usar siempre chanclas cuando se acceda a un lugar público. Las chanclas evitarán el contacto de la piel con la superficie mojada y nos librarán de padecer hongos.

2. Higiene en los pies

Es muy importante que después de cada ducha o baño en el mar y en la piscina sequemos muy bien los pies.
Hay que secarlos perfectamente con la toalla, evitando que queden húmedos los espacios entre los dedos y los pliegues. De esta manera evitaremos infecciones e irritaciones.

3. Hidratación

Es normal que en verano los pies se sequen más de lo normal. Los paseos por la playa favorecen que se agrieten y tengan aspecto áspero y reseco.

La hidratación nos ayudará a mantenerlos suaves. Es importante hidratar los pies al máximo bebiendo dos litros como mínimo de agua al día y utilizando una crema especial para pies.

El efecto se nota de manera inmediata y pronto verás el resultado

4. Evita las durezas

Con el cambio de calzado de invierno a verano, sacamos las sandalias y las chanclas del armario y se convierten en nuestro mayor aliado, pero es importante tener en cuenta que el roce de los zapatos sobre los pies desnudos, provoca en la mayoría de ocasiones que tengamos ampollas, durezas y rozaduras.

Style Privé recomienda utilizar siempre calzado cómodo y flexible que permita mover el pie con total facilidad y sobre todo, cambiar habitualmente de zapatos, ya que es importante alternar diferentes alturas y posiciones del pie sobre el calzado para que no se habitúe siempre al mismo.

Consejos para cuidar los pies en verano