Las pestañas y los párpados son una de las zonas más sensibles de nuestro cuerpo, las cuales se encuentran diariamente expuestas a las agresiones del entorno como son el frío, el sol, o el viento. Hoy desde STYLEPRVÉ queremos proporcionarte una serie de consejos para que puedas mantener estas zonas tan sensibles más cuidadas que nunca

Párpados

La piel de los párpados es la más delicada de todo el cuerpo al ser la más fina. Por lo que si no se mima de manera óptima pueden empezar a brotar arrugas de forma prematura.

Cuidados que deberías aplicar en esta zona:

Hidratar correctamente la zona con productos específicos es fundamental, ya que una buena hidratación impide la caída de los párpados. ¡Combínalo con beber al menos dos litros de agua al día! Puedes usar el método casero de las rodajas de pepino que ayudan a desinflamar e hidratar la zona, aplícalos durante 15 minutos.

Utilizar un buen desmaquillante de ojos. Los más adecuados para esta zona son los que contienen una base hidratante y nutritiva, que sean suaves o de aceite de almendras dulces.

Hábitos terminantemente prohibidos:

Frotarse los ojos es una de los hábitos de los que hay que desprenderse ya que fomenta la hinchazón de la zona y la aparición de ojeras y bolsas.

Usar una máscara de pestañas de mala calidad. Siempre deberás utilizar una buena máscara de pestañas para evitar que suelte fragmentos del pigmento sobre tus párpados, ya que esto fomenta la aparición de inflamaciones en la zona del ojo.

Pestañas

Las pestañas están compuestas en su mayoría por queratina que es la responsable de su elasticidad y resistencia. Al igual que el cabello las pestañas crecen, se caen y son reemplazadas por nuevas, en un periodo de unos 5 meses aproximadamente. Por lo que es una zona sensible que necesita de unos cuidados especiales.

Cuidados que deberías aplicar en esta zona:

Peinar tus pestañas. Es muy recomendable cepillarlas con un peine especial y poner una fina capa de aceite de ricino o una crema fortalecedora aplicando el producto de la raíz a las puntas.

Desmaquillarte todas las noches. Las pestañas necesitan respirar y descansar del maquillaje por lo que es vital que nunca te vayas a la cama sin desmaquillarlas. Deberás hacerlo con una loción suave y un algodón realizando movimientos lentos y cuidadosos de manera descendente.

Hábitos terminantemente prohibidos:

Evita los rizadores de metal ya que pueden resultar muy intrusivos dañando las pestañas hasta el punto de cortarlas. Asegúrate de usar siempre un buen utensilio para ello.

Evita la mala alimentación y el estrés. Ambos aspectos afectan a las pestañas negativamente haciendo que se caigan más abundantemente.

 

beautiful-2315_960_720

Esperamos que nuestros consejos os hayan resultado útiles ¡ya sabéis como cuidar vuestras pestañas correctamente!